Piedras preciosas y semipreciosas: Significado y clasificación

piedras preciosas

Piedras preciosas y semipreciosas: Significado y clasificación

Las piedras preciosas (también llamadas Gemas) son minerales, rocas o materiales inorgánicos u orgánicos que se han cortado, pulido y luego convertido en una joya. Se clasificaron por primera vez en las categorías de “piedras preciosas” y “piedras semipreciosas” a mediados del siglo XIX. 

Hoy en día, la categorización no siempre es correcta ya que el parámetro “Valor” no es el único criterio en el que se basan los expertos para evaluar una piedra. La calidad, la rareza, la procedencia deben tenerse en cuenta.

¿Qué son las piedras preciosas?

Una piedra preciosa (también conocida como gema) es una piedra preciosa o semipreciosa utilizada en joyería. Es una porción de un mineral que, en forma refinada y cortada, se utiliza para crear joyas u otros adornos.  Los gemólogos son los encargados de identificar las piedras preciosas y clasificarlas.

El término “piedra preciosa” y “piedra semipreciosa” es un término comercial que simplemente no siempre es aplicable. Son términos que existen únicamente en Occidente y fueron creados como una herramienta de marketing.

Entre las piedras preciosas prevalecen cuatro: diamantes, rubíes, esmeraldas y zafiros. A veces se puede ver que una perla, un ópalo o un jade se enumeran como una piedra preciosa, pero con mayor frecuencia se consideran semipreciosas. Tradicionalmente, estas cuatro piedras preciosas han sido las piedras más caras y buscadas.

Algunos ejemplos de piedras preciosas en nuestro catálogo:

¿Qué son las piedras semipreciosas?

Cualquier otra piedra preciosa que no sea una de esas cuatro se considera semipreciosa. La lista sigue y sigue, pero algunos de los más comunes son: ágata, amatista, aguamarina, amazonita, cianita, citrino, cuarzo, granate, lapislázuli, piedra lunar, ópalo, prasiolita, peridoto, tanzanita, topacio, turmalina, turquesa y zircón

Esta clasificación entre piedras preciosas y semipreciosas no tiene respaldo científico real. Por ejemplo, la esmeralda es una variedad de berilo, al igual que las aguamarinas. La esmeralda es preciosa, mientras que la aguamarina es semipreciosa. Cuando se produjo esta clasificación, se debió principalmente a las diferencias del valor y la rareza entre las 4 piedras preciosas y el resto. 

Hoy en día algunas piedras semipreciosas pueden valer mucho más que una piedra preciosa.

En nuestra tienda puedes encontrar una gran variedad de piedras semipreciosas:


Need Help? Chat with us